Ir de tapas en Mallorca

Ir de tapas: así hemos cambiado

Aunque parezca mentira, no toda la vida hemos ido de tapas. Bueno, nosotros sí. Pero no nuestros antepasados. Las tapas también tienen una historia, que según algunas leyendas se remonta a la Edad Media. En un anterior post os contamos las versiones más populares sobre el origen de las tapas españolas, y hoy queremos repasar cómo ha cambiado el concepto “ir de tapas”. ¿Qué ha cambiado?

Así ha evolucionado el concepto “ir de tapas”

Primero de todo, ¿qué es “ir de tapas”? A estas alturas de la vida, poca gente habrá que no sepa qué es “ir de tapas”. Pero es posible que alguien que nunca lo haya oído caiga en este post, y no le quitaremos el lujo de saberlo (sobre todo para que pueda disfrutarlo con nosotros). En España, “ir de tapas” (también conocido como “tapear” o “picotear”) es un estilo de almuerzo, cena o aperitivo entre horas, que consiste en salir de ruta por diferentes bares y/o restaurantes de la ciudad en los que, en cada uno de ellos, pedimos una bebida que se acompaña de una pequeña ración de comida, que suele ser diferente cada vez.

Croquetas de Mikel & Pintxo

  • Tradicionalmente, las tapas consistían en lonchas de embutido o jamón serrano que se ofrecían junto a las bebidas alcohólicas para que éstas no se subieran tan rápido a la cabeza. También, al principio, se solían servir quesos, aceitunas o frutos secos. Estos últimos, incluso sin que se pidieran bebidas, pues ya de por sí daban sed e incitaban al cliente a pedir una bebida. Era algo que se consumía de manera rápida, normalmente de pie en la barra de un bar, en el que habíamos entrado para saciar la sed y calmar un poco el apetito entre horas.
  • El siguiente paso fue introducir pequeñas raciones de otras recetas tradicionales, y así convertimos platos clásicos de la cocina española es estrellas del “tapeo”: croquetas, tortillas, revueltos, ensaladilla rusa, pica-pica, albóndigas, pulpo en sus múltiples variedades y un largo etcétera. En este punto, ya empezamos a tomárnoslo con un poco más de calma. Todos nos imaginamos sentados en un taburete alto en la barra del bar, ¿verdad? Comiendo un poco más pausadamente ese pintxo de tortilla junto a una caña o un chato de vino, y cuando el tiempo lo permite, hojeando el periódico del día o escuchando las noticias en la tele.
  • Pero esta sencillez de los comienzos se fue complicando cada vez más. Y, en parte, las gracias tenemos que dárselas a uno de los cocineros españoles más conocidos en el mundo: Ferran Adrià, que hace algunos años empezó a incluir las “tapas” en su cocina (más información aquí). Así nació la auténtica cocina en miniatura y se abrió un mundo de posibilidades que hoy sólo frena la imaginación. Todo está permitido, siempre que sea delicioso. Muchos restaurantes en España se han especializado en tapas españolas y acudimos a ellos dispuestos a sentarnos en la mesa y esperando que nos sirvan auténticas delicatessen junto a una copa de un buen vino.

Como veis, el concepto “ir de tapas” ha evolucionado bastante, y actualmente podemos entenderlo de muchas maneras. Evidentemente, todas siguen vigentes y cada manera de “tapear” tiene su momento. A los españoles nos sigue encantando salir a tapear, sea en la versión que sea. Una afición que ya ha expandido en medio mundo. Si os ha entrado el gusanillo (lo entendemos 😉 ), os esperamos en Mikel & Pintxo, el restaurante de tapas en Palma con vistas al mar.

Mikel & Pintxo, restaurante de tapas en Playa de Palma

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *