El maridaje de las tapas españolas

El maridaje de las tapas españolas: qué vino beber en cada caso

Para disfrutar al máximo de las tapas es importante acompañarlas adecuadamente. Por eso hoy os acercamos consejos sobre el maridaje de las tapas españolas y qué vino elegir con cada una.

A la hora de ir de tapas, igual de frecuente es beber cerveza como beber vino. Y aunque hoy en día se está popularizando el maridaje con cerveza, el maridaje de vinos sigue siendo el más habitual. Para que una comida o cena de tapas sea redonda, es importante elegir bien qué vino vamos a tomar. Por eso, hoy hablaremos sobre el maridaje de las tapas españolas. Porque como bien dice el refranero española: “cada oveja con su pareja”. Siempre habrá un vino que acompañe mejor con cada tapa. Elegirlo bien o mal pueden hacer que el tándem comida-bebida gane puntos o caiga en picado.

¿Vino tinto, rosado o blanco?

Para elaborar el maridaje de las tapas españolas perfecto, son muchos los factores que se deberían tener en cuenta. Desde los ingredientes del plato a las características de cada caldo. Podríamos hilar mucho, pero dejaremos ese trabajo a los profesionales de la sumillería. Para el caso que nos ocupa, que es elegir un acompañamiento adecuado, nos centraremos en dos aspectos. Por un lado, el tipo de vino (tinto, rosado o blanco). Y, por el otro, la edad del vino (joven, crianza, reserva o gran reserva).

La edad de los vinos tintos

No hay dos vinos iguales, ni siquiera son iguales dos añadas del mismo vino. Si, además, entramos en procesos de crianza, ¡las posibilidades son infinitas! Así, podremos encontrar vinos con mayor o menor sabor a madera o a fruta; vinos más o menos intensos; vinos con más o menos cuerpo; o vinos con diferentes niveles de astringencia. Nuestro objetivo tiene que ser que el vino intensifique el sabor del alimento. Cuanto más viejo sea un vino, más sabor a madera -y, consecuentemente, más astringencia- tendrá. Cuanto más joven, más gusto a fruta y menos intensidad.

Dicho esto, ¿qué tapas casan bien con los vinos según su edad?

  • Tintos jóvenes: ideales para tapas de carnes asadas, estofadas y de cocciones largas.
  • Tintos con crianza: ideales para acompañar carnes rojas, a la parrillas, de caza y aves. También para embutidos y jamones.

Sitio para los rosados y los blancos

El maridaje de las tapas españolas no sólo vive de vinos tintos. También hay lugar para los vinos rosados y los blancos. De este modo:

  • Rosados: ideales para tapas de base de arroz o pasta. También para acompañar tapas vegetales y pescados azules o grasos.
  • Blancos ligeros: los pediremos para acompañar todo tipo de mariscos y pescados blancos. Ideales para acompañar una tabla de quesos (que, contra toda creencia, maridan mejor con vinos blancos que con tintos).
  • Blancos con madera: también para mariscos y pescados, sobre todo si están condimentados, contienen especias o han sido ahumados o cocinados a la parrilla. Los pescados de sabor agresivo, como los marinados, también se pueden maridar con vinos blancos con cuerpo, así como carne blanca al grill.
  • Blancos dulces: para acompañar patés y quesos azules son lo más.
  • Espumosos: el vino que va perfecto con todo y a todas horas.
  • Finos y manzanillas: ideales para frituras, salazones y encurtidos.

Dicho esto, sólo nos queda una recomendación más que haceros. ¡Elegid el vino que queráis! Al final, los gustos son muy personales, y lo que le puede gustar a la mayoría, puede que no te guste a ti. El universo del vino es vasto y rico. Allí afuera hay miles y miles de referencias… y sobre gustos no hay nada escrito. Si queréis leer amplio y tendido sobre el vino, aquí encontraréis muchísima información.

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *