Beneficios del vino tinto

Beneficios del vino tinto

Qué alegría nos llevamos al saber que algo que nos gusta mucho resulta que también es beneficioso para nosotros, ¿verdad? Como esto es algo que no suele pasar a menudo (snif, snif), ¡celebremos las buenas noticias! Y, en este caso, podemos hacerlo brindando con una maravillosa copa de vino. Porque a los que nos gusta beber vino (con moderación, siempre), estamos de enhorabuena. Resulta que beber vino tinto (con moderación, siempre) no sólo es placentero para nuestro organismo, sino que también es beneficioso. ¿Vemos con más detalle los beneficios del vino tinto?

Beneficios del vino tinto

En los últimos año se han publicado multitud de estudios que avalan las propiedades beneficiosas del vino tinto para el ser humano. Desde luego, el vino tinto sólo será beneficioso para nuestro organismo si lo bebemos con moderación. “Con moderación” es un concepto bastante subjetivo, ya que factores como el sexo, el peso, la edad o si tenemos el estómago vacío o no, harán que la cantidad “moderada” de vino pueda variar. Generalizando, los expertos coinciden en señalar que una cantidad “moderada” de vino al día se corresponde con 125ml (una copa o un chato de vino).

Los beneficios del vino tinto para nuestro organismo si lo ingerimos en estas cantidades son múltiples y variados. Pero nosotros hemos querido resumirlos en estos grandes 4 beneficios del vino para la salud.

El vino tinto es beneficioso para la salud

Aumenta la sensación de placer. Al consumir vino tinto de manera moderada contribuimos a que nuestro organismo libere endorfinas en dos áreas del cerebro, produciendo en nosotros una sensación mayor de placer y relax. No lo decimos nosotros, sino un estudio de la Universidad de California, que también sugiere tomar vino tinto en estancias con luz ambiental azul o roja. En este contexto, el sabor del vino y, por tanto, el placer, serían mayores que en estancia con luz ambiental de tonalidades verdes o blancas.

Enemigo de las bacterias y amigo de nuestro paladar. Históricamente, el vino se ha utilizado para tratar infecciones bucales. Pues bien, parece ser que detrás de esta costumbre se esconde un fundamento científico. Parece ser que algunos componentes del vino frenan el crecimiento de bacterias vinculadas a las caries y la gingivitis. Por otro lado, las propiedades astringentes del vino tinto hacen que, mientras comemos, percibamos el sabor de las comidas de un modo más intenso al reducir el sabor de las grasas. Dicho de otro modo: combinando el vino con determinados alimentos, potenciamos el sabor y el disfrute de los alimentos.

Aliado contra la grasa. A pesar de contener, aproximadamente, siete calorías por gramo, el vino tomado en cantidades moderadas puede contribuir a reducir la obesidad al envejecer, ya que activa la función de un gen que impide la creación de nueva células de grasa, además de ayudar a movilizar las existentes. Lo dice un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Mejora la función cognitiva. Éste es uno de los beneficios del vino tinto que tiene más apoyo de la comunidad científica. Multitud de estudios han demostrado que el consumo moderado de vino mejora el funcionamiento del cerebro y puede ayudar a prevenir la demencia. Según los investigadores, esto se puede deber a la elevada presencia de antioxidantes en la composición del vino, que reducirían la inflamación e impedirían que las arterías se endurecieran inhibiendo así la coagulación. Dicho de otro modo: los antioxidantes contribuyen a mejorar el riego sanguíneo.

Seguramente hayas leído en infinidad de ocasiones que el vino tinto también previene diversos tipos de cáncer y que es bueno para el corazón. Se han publicado estudios que lo avalan, pero se trata de dos beneficios del vino tinto que han generado mucha controversia y debate entre la comunidad científica. Por este motivo, no hemos querido enumerarlos. Aunque, si es verdad que lo son, ¡mejor que mejor!

Independientemente de que, efectivamente, el vino nos ayude a prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, nosotros seguiremos convencidos de que los beneficios del vino tinto son los suficientes como para seguir disfrutando de esta “bebida de los dioses” con moderación. Siempre con moderación 🙂

Post a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *